Blog

La Importancia de IMS y la Convergencia de Fijo y Móvil en el Futuro de las Telecomunicaciones

Cada 10 años aproximadamente surge una nueva tecnología de comunicaciones móviles -1G, 2G, 3G, 4G, 5G, …- Según GSMA se prevé que la penetración de 5G en Latinoamérica en 2030 será algo más de 50%, sin embargo, llevamos tiempo oyendo hablar de 6G por lo que todo nos hace pensar que esta dinámica se continuará en el tiempo. Una nueva tecnología siempre trae consigo nuevas mejoras y ventajas diferenciadoras respecto a sus predecesoras, pero también implica elevadas inversiones multimillonarias y nuevos retos que en algunos casos afectan a toda la industria Telco.

JSC Ingenium - Blog: 5G en América Latina
Uno de estos retos es, sin duda, el de las llamadas de voz. En las tecnologías de nueva generación -4G y 5G- no existen las llamadas de voz como las conocemos hoy en día. La solución, aunque parece sencilla, en la práctica es un poco más compleja de lo que podríamos imaginar. En el caso de 4G esta pasa, por un lado, porque los operadores móviles actualicen su tecnología y desplieguen VoLTE y, por otro, porque haya dispositivos que soporten VoLTE y los abonados renueven su celular, el costo en este caso será determinante para que haya una penetración a nivel masivo.
En la actualidad, en la mayoría de los casos, un abonado que opera en 4G y navega por Internet con total normalidad tiene que pasar a 3G para realizar o recibir una llamada, pero ¿qué pasará cuando se lleve a cabo el apagón de las redes legacy -2G/3G- Debemos encajar todas las piezas y estar preparados.

VoLTE es la tecnología que permite realizar llamadas de voz a través de redes LTE (4G). Esta tecnología aprovecha la infraestructura de datos de alta velocidad de las redes LTE, lo que resulta en una mejor calidad de voz -llamadas de voz en alta definición, más estables y de mejor calidad aún en entornos con muchas interferencias, establecimientos de llamada mucho más rápidos, mejor cobertura, menor consumo de batería…- y en una experiencia general más satisfactoria para los usuarios finales. En un mercado como América Latina, donde la adopción de smartphones y el consumo de datos móviles están en constante crecimiento, VoLTE se presenta como una pieza fundamental para mejorar la calidad y eficiencia de las comunicaciones.

La arquitectura IMS, por su parte, permite la entrega de servicios multimedia sobre redes IP y hace que estos servicios se vuelvan agnósticos al tipo de acceso que tenga el usuario, fijo o móvil. Integrar VoLTE en un entorno IMS hace que los operadores pueden ofrecer una variedad de servicios avanzados, como videollamadas, mensajería multimedia y servicios de comunicación en tiempo real, todo ello a través de una única infraestructura IP. Esta convergencia de servicios fijos y móviles proporciona una mayor flexibilidad y eficiencia en la entrega de servicios de comunicación, al tiempo que simplifica la gestión de la red y reduce los costos operativos para los proveedores de servicios.

Caso de éxito:
«Deploying VoLTE to ensure voice calls on 4G networks»

La adopción de IMS en América Latina y Colombia presenta una serie de beneficios únicos, tanto para los usuarios como para los operadores de telecomunicaciones. En primer lugar, los usuarios disfrutarán de una experiencia de comunicación más rica y satisfactoria, con llamadas de voz más claras, videollamadas de alta calidad y una variedad de servicios multimedia disponibles al alcance de su mano. Además, al integrar servicios fijos y móviles en una única plataforma IMS, los operadores pueden ofrecer paquetes de servicios convergentes que satisfagan las necesidades cambiantes de los consumidores y mejoren la fidelidad del cliente.

La convergencia de servicios fijos y móviles también abre nuevas oportunidades de negocio para los operadores de telecomunicaciones en América Latina. Al ofrecer paquetes integrados que incluyan voz, datos y servicios de valor agregado, los operadores pueden diferenciarse en un mercado altamente competitivo y aumentar sus ingresos por usuario. A esto hay que añadir que la convergencia del Core para los servicios de voz sobre redes fijas y móviles permite a los operadores optimizar el uso de recursos y reducir los costos operativos, lo que les permite invertir en la expansión de la cobertura y la mejora de la calidad del servicio.

Sin embargo, la implementación de IMS para VoLTE y accesos fijos (convergencia de servicios fijos y móviles), no están exentas de desafíos. Uno de ellos es la interoperabilidad entre diferentes redes y proveedores de servicios, lo que requiere estándares y protocolos comunes para garantizar una experiencia de usuario consistente. Contar con el partner adecuado que permita garantizar la mejor experiencia al usuario final es crítico para que un operador de telecomunicaciones pueda sobrevivir al escenario actual.

En conclusión, podemos decir que VoLTE IMS y la convergencia de servicios fijos y móviles son elementos fundamentales para el futuro de las telecomunicaciones en América Latina. Estas tecnologías no solo mejoran la calidad y eficiencia de las comunicaciones, sino que también abren nuevas oportunidades de negocio para los operadores de telecomunicaciones en la región, al mismo tiempo que permiten reducir los costos de operación tras la unificación de la red. Sin embargo, es crucial abordar los desafíos asociados con la implementación de estas tecnologías, como la interoperabilidad y la seguridad de los datos, para garantizar una transición suave hacia un futuro digital más conectado y centrado en el usuario.

Freddy Lara

Freddy Lara

Latam MNO Sales Director

Ingeniero electrónico especializado en proyectos de telecomunicaciones de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Freddy cuenta con más de 25 años de experiencia en el diseño, promoción y venta de soluciones End-To-End e integrales de telecomunicaciones, software, servicios y transformación digital.

¿Quieres contactar con el autor de esta publicación?